· 

Meditación visualización creativa

Meditación visualización creativa

La meditación es un instrumento para resolver problemas o alcanzar objetivos en nuestra vida. La meditación creativa es una forma de meditación activa, la cual comienza como un ejercicio o una práctica; transformándose al final en un estilo de vida.

 

 

¿Qué es la meditación creativa?

El arte de la visualización creativa se utiliza para neutralizar e integrar las facetas de tu vida. Puede ser utilizado para resolver problemas ayudándote a desarrollar una perspectiva de la vida, la cual dará armonía a tu mente y a tu cuerpo. Elimina las cuestiones que reprimimos para mejorar nuestro estado de salud.

 

Diferencia entre meditar y visualizar

La meditación pasiva estimula el flujo de la energía y carga de energía, estando en tranquilidad y receptivos. La meditación creativa tiene como objetivo generar imágenes mentales con los ojos abiertos o cerrados, modificando así recuerdos o vivencias, para ser transformadas en experiencias positivas.

 

Pasos para la visualización creativa

  1. Pensar. Es una verificación de la lógica, identificadas por conceptos preconcebidos.
  2. Sentir. Consiste en retroalimentar nuestras emociones y las respuestas emocionales a situaciones específicas.
  3. Saber. El saber es la experiencia intuitiva.

Visualización de sueños

El ensueño tiene como objetivo soñar despierto de forma corta y conscientemente dirigido. Hay cuatro técnicas que son básicas antes de adentrarte en el ensueño, estas son: La pantalla de la memoria, relajación, pautas de respiración y el autoexamen analítico.

 

Imagen especular

La imagen especular es la técnica más importante que se debe de aprender, antes de comenzar con la meditación creativa.  En esta técnica, damos vida a un pensamiento consiente y lo imaginamos fuera de nosotros, después lo activamos y dirigimos para que esta imagen se modifique.

 

Ejercicios de visualización

La llama de la vela, es un ejercicio, el cual nos ayuda a animarnos a expandir nuestra conciencia. 

  1. Coloca una vela encendida frente a ti. Entrecierra los ojos mentalmente y percibe como los rayos de luz se estiran a partir de la vela y en todas las direcciones. 
  2. Sigue a uno de los rayos, desde su inicio y hasta la periferia de tu visión. Síguelo como si estuvieras unido con su término.
  3. Del mismo modo, puedes visualizar a uno de los rayos que se une con tu corazón. Únelo a ti, como si se tratase de una expansión de tu cuerpo. 
  4. Sigue esta luz y percibe como el calor de esta luz llega a ti y fluye por todo tu cuerpo.
  5. Date cuenta de que esta energía se funde con las vibraciones del cosmos.
  6. Todas las diferencias entre el interior y exterior se disuelven en el calor y se expande.
  7. La expansión de esta energía nos beneficia físicamente y nuestro cuerpo se volverá más flexible.
  8. Mientras contemplas la vela, siente como toda la energía cubre todo tu alrededor y siente como cada parte de tu cuerpo se afloja.
  9. Ahora borra la vela de tu conciencia y con los ojos entreabiertos mirarás hacia arriba, como si trataras de ver tu frente.
  10. Al practicar este ejercicio durante algún tiempo verás como las afecciones físicas se desvanecen.

Escribir comentario

Comentarios: 0